lunes, 28 de julio de 2008

Ferrata en Bierge





Sobre las 10:30 h. y con un calor aplastante iniciamos la jornada en la Hospedería de Guara.

Nos dirigimos con los coches, en dirección Abiego, por la primera pista asfaltada a la izquierda, hasta la Ermita de San Pedro; desde donde iniciamos la aproximación a pie.

Desde la Ermita de San Pedro regresamos por donde hemos venido, hasta un cruce perpendicular con un cartel de “Observatorio de aves”. Al llegar a un desvío en “Y” tomaremos la pista de la derecha (GR), en el siguiente cruce de 3 pistas a la izquierda (GR) y en el siguiente otra vez a la izquierda.

La pista sale a un camino vallado y a la derecha hay dos caminos que posteriormente se juntan. Seguiremos por el camino hasta bajar al río donde comienza la vía ferrata

Aproximación: 30'
Ferrata: 1 h.
Regreso: 20'



La vía se inicia con un puente tibetano de unos 6 m. de longitud para desembocar en una pared de unos 5 m. algo extraplomada en el centro, con tres grapas que nos resultaron bastante complicadas de pasar. En este punto Idoia sufrió una caída; que afortunadamente se saldo con unos arañazos y contusiones y la constatación de la conveniencia de ir perfectamente equipados, para realizar estas actividades. Tras un descenso de unos metros, encaramos el 2º puente (28 m.) que enlaza directamente con el tercero (8m.), tras girar una arista llegamos a una zona de descanso donde comienza la vía ferrata propiamente dicha.

El resto del recorrido en su mayoría vertical, perfectamente equipado y con las grapas bastante juntas, es bastante sencillo en su conjunto, al finalizar y siguiendo por el sendero que sale de la vía ferrata llegamos al camino inicial, tras 20 m. de marcha llegamos nuevamente a la Ermita de San Pedro donde habíamos estacionado los coches.



El resto de la jornada se tradujo en un refrescante baño en el Salto de Bierge, comida y nuevo baño con lo que dimos por finalizada la jornada.


Asistentes: Carlos, Paula, Alejandro, Javier, Victoria e Idoia.